e-Observatorio para el desarrollo y la práctica profesional de la Competencia Digital Docente

Webinar: El desarrollo de la competencia digital docente del profesorado y la enseñanza y aprendizaje de las áreas específicas

Carme Grimalt Álvaro

Uno de los debates que existe en el desarrollo de la competencia digital docente del profesorado es el papel que desarrollan la enseñanza y aprendizaje de las áreas específicas (o didácticas específicas) en el desarrollo de esta competencia más transversal. ¿Cómo se puede contribuir al desarrollo de la competencia digital docente desde las didácticas específicas? ¿Podría existir diferentes niveles de concreción según el área considerada? Estas cuestiones, y otras que se puedan derivar, invitan a analizar y definir una relación bidireccional entre los diversos marcos de competencia digital docente y las particularidades de las disciplinas. Sin embargo, el encaje no es sencillo.

El pasado 3 de febrero de 2021 y en el marco del proyecto del e-Observatorio, se llevó a cabo un seminario online con la finalidad de aportar luces a este debate. En este seminario participaron Mª Jesús García San Martín, Consejera Técnica en la Subdirección de Aprendizaje del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP) que ejerce funciones en la Unidad TIC, y Víctor López Simó, profesor lector (ayudante doctor) en la Universitat Autònoma de Barcelona y docente de secundaria. Ambos participantes aportaron puntos de vista complementarios que se resumen a continuación. El vídeo completo del webinar se puede visualizar en el siguiente enlace.

Mª Jesús propone hablar de competencia digital en educación para poner de manifiesto la necesaria implicación de toda la comunidad educativa en el desarrollo de esta competencia transversal. Víctor añade que este enfoque facilita incluso considerar diversas dimensiones donde estas competencias se pueden desarrollar, que van desde el ámbito ciudadano, como usuario de la tecnología digital, hasta una dimensión totalmente reflexiva, donde se analiza la finalidad de cada uso en relación con los objetivos de aprendizaje. Estas dimensiones se han reflejado también en la evolución de los primeros marcos sobre competencia digital, más centrados en definir la competencia digital para la ciudadanía, que han ido transformándose y adaptándose a las particularidades del ámbito educativo.

Hoy en día sigue sin haber un consenso en cuestión de definición de la competencia y la manera de aplicarla al ámbito educativo. Por este motivo, trabajar para definir qué es esta competencia digital en educación deviene urgente. En este sentido, Mª Jesús sugería comprender esta competencia desde las prácticas educativas, es decir, desde una visión aterrizada en el aula. También añade la necesidad de considerar otros ámbitos, como son la evaluación, el desarrollo del contenido curricular, la colaboración entre docentes o entre miembros de la comunidad educativa, y la facilitación del aprendizaje de la competencia digital en el alumnado. Estos ámbitos promueven una visión de conjunto, donde esta competencia es, a la vez, transversal y puede concretarse según el ámbito considerado.

Víctor señala que la dificultad para señalar qué es lo relevante en la definición y la concreción de la competencia digital docente se debe también a que se trata de una competencia cambiante, sujeta al propio desarrollo tecnológico. Así, explica el ejemplo de cómo la actividad escolar en el aula de ciencias ha ido cambiando a medida que las nuevas tecnologías digitales han sido de más fácil acceso. El uso de las simulaciones virtuales, que hoy en día es muy habitual, hace una década era impensable. La irrupción y la aceptación de estas tecnologías cambia la actividad escolar propiamente y, en consecuencia, obliga a redefinir constantemente los niveles de concreción de la competencia digital docente. Esta redefinición, tal y como añade Mª Jesús, pasa por reflexionar y evidenciar la finalidad educativa con la que se utiliza cada herramienta digital, que evidencia la existencia de aspectos transversales de la competencia digital docente que se mantienen en el tiempo.

Cuando se les preguntó a ambos participantes cómo se podría promover mejor la competencia digital docente en el profesorado, los dos coincidieron que hay que alejarse de la concepción de los docentes no son superhéroes. No es positivo que haya una élite de docentes muy competente digitalmente, cuando la mayoría de los docentes en un centro quizás no compartan este mismo nivel de competencia. La figura del llanero solitario no tiene recorrido, hace falta la implicación de toda la comunidad educativa. Víctor explica la necesidad de trabajar de manera conjunta entre todos los docentes de diversas áreas y niveles tanto en relación con las prácticas educativas con tecnologías digitales como a la hora de definir qué competencias digitales se promueven en el alumnado y de qué manera. Mª Jesús añade la necesidad de que todas las iniciativas que surjan, por ejemplo, mentorización o tutela de alumnado o profesorado, deben estar respaldadas por la administración. Este respaldo debe concretarse en el reconocimiento del desarrollo de la competencia digital docente, ofreciendo una oportunidad de desarrollo profesional para los y las docentes. Mª Jesús comparte diversas propuestas que se podrían considerar en relación con la acreditación, siendo la evaluación de un portfolio la más indicada.

Finalmente, el diálogo acabó con un análisis de cómo la crisis del CoVid-19 ha puesto en valor el desarrollo de la competencia digital docente. Aunque aún es temprano para evaluar el impacto, el nuevo contexto ha servido para poner el foco de la atención social y mediática en este aspecto. Además, también ha servido para revelar la falta grave de conectividad de algunas zonas geográficas o de determinados estudiantes. Garantizar la conectividad de todos los estudiantes es necesaria para desarrollar su competencia digital. Estas barreras físicas no deben abordarse dotando simplemente de dispositivos, tal y como coinciden ambos participantes, sino con la formación oportuna de los docentes. Nuevamente, se pone de manifiesto cómo la competencia digital docente y la competencia digital del alumnado deben ir más allá de la propia tecnología digital, encajándose en un proyecto pedagógico y didáctico consolidado.


SABER MÁS